martes, 3 de agosto de 2010

Monotonía

El tiempo transcurre entre lo cotidiano y lo monótono,
en ese aburrimiento habitual,
o quizás deba decir:
en la habitualidad del aburrimiento.

Y yo, recorro este camino
esperando conocerte,
deseando poder verte
en cada esquina, no importa el lugar.

Aún no te conozco y si supieras cuanto te extraño,
espero encontrarte pronto;
porque empiezo a sentirme cansado
el camino es muy largo...

¿Dónde estas? ¿Cómo te llamas?
¿Eres de la ciudad? ¿O solo estas de visita?

Te seguiré buscando tras cada esquina,
voltearé y seguiré caminando,
hasta que alguien me avise
que ya es un nuevo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada